🏃 ramoneando.com

2018-06-12 ūüŹĆ

‚ÄúLlegu√© a odiar a Kilian Jornet‚ÄĚ. ... Podr√≠a ser una mierda, un maltratador, un nazi, un asesino. La gente no sabe nada de m√≠. Es duro verme a m√≠ mismo como un √≠dolo o un mito para alguien s√≥lo porque corro r√°pido. Me siento sucio por la admiraci√≥n de la gente, por este mundo fan√°tico‚ÄĚ. --Kilian Jornet (2011) Algo se rompi√≥ en su interior. Hab√≠a perdido la alegr√≠a despu√©s de cumplir sus sue√Īos demasiado joven. As√≠ lo cuenta en el documental Path to Everest La motivaci√≥n por construir nuevos sue√Īos se la devolvi√≥ Summits of my life (Cimas de mi vida), el proyecto de subir con un estilo minimalista y en el menor tiempo posible las grandes monta√Īas del planeta. Reinhold Messner, una de las mayores leyendas del alpinismo: ‚ÄúMi inter√©s por Kilian crecer√° cuando deje de cronometrar lo que est√° haciendo‚ÄĚ.

‚ÄúLlegu√© a odiar a Kilian Jornet‚ÄĚ

El ultramaratoniano y monta√Īero cuenta en un documental sobre su vida c√≥mo le afect√≥ la fama y c√≥mo se acerc√≥ a la muerte para superarlo

Juan Morenilla

[ Madrid ][9 MAR 2018 - 13:55 CET](//elpais.com/tag/fecha/20180309%20 "Ver todas las noticias de esta fecha")

‚ÄúLlegu√© a odiar a Kilian Jornet‚ÄĚ. Quien habla no es uno de los rivales que el ultramaratoniano y monta√Īero catal√°n ha ido dejando tirados durante a√Īos en cualquier carrera. Es el propio Kilian. ‚ÄúLlegu√© a odiar mi foto. Podr√≠a ser una mierda, un maltratador, un nazi, un asesino. La gente no sabe nada de m√≠. Es duro verme a m√≠ mismo como un √≠dolo o un mito para alguien s√≥lo porque corro r√°pido. Me siento sucio por la admiraci√≥n de la gente, por este mundo fan√°tico‚ÄĚ.

Era 2011. Kilian ya era un mito, campe√≥n mundial de carreras de monta√Īa. Hab√≠a tachado todos los nombres de las competiciones que quer√≠a ganar en una lista que hab√≠a escrito cinco a√Īos antes, cuando se recuperaba de una rodilla rota. Era famoso y la gente le aclamaba ese d√≠a cuando volaba en una competici√≥n en Cavalls del Vent (Girona). Entonces empez√≥ a llorar. La presi√≥n, el reconocimiento de la gente, le hab√≠an superado. ‚ÄúLo que no me gustaba era estar expuesto‚ÄĚ, explica. Algo se rompi√≥ en su interior. Hab√≠a perdido la alegr√≠a despu√©s de cumplir sus sue√Īos demasiado joven. As√≠ lo cuenta en el documental Path to Everest (Camino al Everest; Arcadia Motion Pictures), dirigido por S√©bastien Montaz-Rosset y Josep Serra y que estos d√≠as se proyecta en 30 salas de Espa√Īa. Es la historia de su vida hasta llegar a la cima del mundo. Es adem√°s el retrato del hombre detr√°s del corredor, desnud√°ndose a s√≠ mismo como nunca antes, tambi√©n a trav√©s de los testimonios de su madre, Nuria Burgada, de su pareja, Emelie Forsberg, de Seb Montaz, el c√°mara en sus expediciones, de Jordi Tosas, que le descubri√≥ el Himalaya‚Ķ

El ni√Īo que a los tres a√Īos superaba 1.000 metros de desnivel, sin pensar su madre que aquello no era normal, el adolescente autodestructivo al que la monta√Īa salv√≥, lleg√≥ a ser un hombre frente al precipicio, vac√≠o. ‚ÄúTengo que limpiarme, y la manera es hacer algo cercano a la muerte‚ÄĚ, expresa Kilian, hoy de 30 a√Īos, al revivir esos d√≠as de angustia. Juguetear con la fatalidad era quiz√°s la manera de volver a sentirse vivo. La motivaci√≥n por construir nuevos sue√Īos se la devolvi√≥ Summits of my life (Cimas de mi vida), el proyecto de subir con un estilo minimalista y en el menor tiempo posible las grandes monta√Īas del planeta. La aventura culmin√≥ en mayo pasado, cuando en menos de una semana subi√≥ dos veces el Everest (8.848m), una en 26 horas y otra en 17.

Pero antes hubo otro golpe que volvi√≥ a hacer tambalear todo su universo. En junio de 2012, cuando se entrenaba en el Mont Blanc con St√©phane Brosse, su amigo y mentor, su √≠dolo, una grieta se abri√≥ entre ambos. Poco m√°s de un metro les separaba. Esa era aquella ma√Īana la distancia entre la vida y la muerte. Brosse cay√≥. Jornet se salv√≥. ‚ÄúMe preguntaba: ‚Äė¬ŅPor qu√© no ca√≠ yo? ¬ŅPor qu√© cay√≥ √©l?‚ÄĚ, recuerda. Y de nuevo la autodestrucci√≥n. Su madre apenas pod√≠a acercarse a √©l.

‚ÄúFue una √©poca en la que beb√≠a mucho alcohol‚ÄĚ, confiesa Kilian en el documental. ‚ÄúNo me gusta. Nunca bebo. Pero me emborrachaba cada semana. Compet√≠a, hac√≠a las carreras y ganaba, pero en el fondo estaba triste. La manera de salir de eso era emborrach√°ndome, y durante las carreras poni√©ndome un situaciones que me acercaran a la muerte‚ÄĚ.

La muerte, esa con la que ha coqueteado m√°s de una vez ‚ÄĒ‚Äúa veces volv√≠a a casa y pensaba: ‚ÄėSoy gilipollas, he estado a este poco de estar muerto‚ÄĚ‚ÄĒ se fue por otro camino. Jornet volvi√≥ a poner los pies en la tierra gracias a la ayuda de Emelie, aunque la imaginaci√≥n, los sue√Īos, le llevan a despegarlos en busca de nuevas metas.

Ahora piensa en el Himalaya, en retos en invierno, en derribar otras barreras. Algunos no lo consideran un verdadero alpinista. Tampoco √©l lo pretende, solo seguir sinti√©ndose libre, vivo, dentro de su locura. Reinhold Messner, una de las mayores leyendas del alpinismo, afirma en el documental: ‚ÄúEstoy escribiendo un libro sobre la evoluci√≥n del alpinismo tradicional. Y Kilian no aparecer√° en √©l. Ah√≠ no es nadie‚Ķ Mi inter√©s por Kilian crecer√° cuando deje de cronometrar lo que est√° haciendo‚ÄĚ. Todo ha ido siempre muy deprisa para este devorador de kil√≥metros en la monta√Īa. A veces demasiado. Claro que las cumbres siempre dejan alg√ļn momento de paz para mirar dentro de uno mismo.