ramoneando

sociología

Lecturas de Un cheto para mi país | Revista Crisis 2013

Lo más llamativo y chocante tal vez sea el título. El dar un adjetivo asegura bastante que se está ante una crítica, y en este caso el buen fundamento bien no a hablar mal de una persona o la gente y empresas con la que se trabaja junto sino que el ataque podría estar sobre todo en el modelo propuesto. Y la Responsabilidad Social Empresaria [RSE] juega un papel importante. No es que lo que haga la empresa no exista, sino que ¿por qué esperar que lo haga otro que el estado? Y por qué tiene que ganar plata con eso? Al final bonhomía hay poco, y sí la ingenuidad de los que creen que eso es importante o que son los responsables del cambio. Cualquiera puede aportar, sí, pero tampoco respeta las normas legales que un chico joven de buen corazón, pero sin formación profesional, decida quiénes reciben atención y cuidado y quiénes no.

Hay un contraste importante. Al principio está la evaluación: chetos. Después la puesta en duda: "¿será que podemos decirlo así?". Cuando empieza la descripción ya se va a lo más objetivo: no hay mucho de casa, más bien unos paneles sin servicios.

Esta nota, junto a la respuesta de Techo, la presenté como material ante una decena de público y pregunté si entre ambos textos se puede armar una mirada sociológica. La mayoría dijo sí.