ramoneando

Santiago Ramón y Cajal

La amistad repugna la pobreza y el dolor, como la planta la oscuridad y el aire enrarecido. Si deseas conservar amigos, ocúltales tus penurias y pesadumbres.

Las ideas no duran mucho. Hay que hacer algo con ellas.

Nos quejamos de los amigos porque exigimos de ellos más de lo que pueden dar.

O se tienen muchas ideas y pocos amigos, o muchos amigos y pocas ideas.

Razonar y convencer, ¡qué difícil, largo y trabajoso! ¿Sugestionar? ¡Qué fácil, rápido y barato!.

La hermosura es una carta de recomendación escrita por Dios.

La verdad es un ácido corrosivo que salpica casi siempre al que la maneja.

Nada me inspira más veneración y asombro que un anciano que sabe cambiar de opinión.

Lo peor no es cometer un error, sino tratar de justificarlo, en vez de aprovecharlo como aviso providencial de nuestra ligereza o ignorancia.

Los problemas que parecen pequeños son grandes problemas que aun no se entienden.

Sólo el médico y el dramaturgo gozan del raro privilegio de cobrar las desazones que nos dan.

Todo hombre puede ser, si se lo propone, escultor de su propio cerebro.